Capitulo 5: Foto con dos personas

-¿Esta Sergio?- Pregunto. Noto como mi voz tiembla débilmente al hablar.
- No, no esta. ¿De parte de quien?-Pregunta una voz que parece ser de su madre.
-somos sus amigos.
-ah. Pues… se fue hace un rato, le acabo de llamar y me ha dicho que ya venia, no tardara, por si queréis esperarle.
-Muchas gracias.- Miro a los demás, me miran. Leo sus miradas, ellos la mía. Intento interpretarlas. Creo que es un “esperamos”. Sonrió en forma de agradecimiento. –Le esperaremos.- digo a la voz que esta al otro lado del telefonillo.
Nos volvemos al parque, cruzamos, alguien nos llama a silbidos como a los pájaros. Nos giramos, es el. Viene andando a paso ligero desde la parte izquierda de la calle. 1,2,3… cuento los pasos que nos separan en mi mente, poco a poco disminuye nuestra distancia hasta tal punto de estar a 2 pasos.
- eh ¿que hacéis aquí?
-Pues nada mira que te hemos ido a buscar- Dice Alberto
Se saludan con un apretón de manos y empieza a dar dos besos. Zahira, Dennise y por ultimo yo. Pone sus brazos alrededor de mi cuerpo, me abraza y mientras nos balanceamos como una cuna de un bebe, me besa la mejilla. La misma mejilla que días atrás derrochaban lágrimas por su culpa. Poco a poco nuestros cuerpos se separan, al mío le cuesta demasiado, tanto como cuando intentas separar dos electrones de distintos polos.

-Voy a casa un momento
-Te esperamos en el parque- Dice Zahira

Al rato de estar en el parque Alberto se va, llega tarde a su casa.
5 minutos mas tarde Sergio vuelve a aparecer, se sienta en el banco con nosotras y nos hace un cuestionario sobre  lo que hemos hecho hoy.
- Haber contarme
- Pues que nos hemos encontrado con Alberto en la papelería….- Dennise le cuenta doto lo que hemos hecho esta tarde.
-Y tu ¿donde estabas?- Pregunto.
-he ido a casa de Juan a echar unas partidas al Pro.
-ah ah ah.
Le miro su mano, lleva escrito S (L)A. Dee también se da cuenta.
- ¿y eso? – dice cogiendo la mano derecha y apuntando con el dedo a las palabras escritas en ella.
- uy Sergio ¿de quien te has quedado pillado?
- ¿S y A?
- Adivínalo.
Por desgracia yo se lo que significa. En tu tuenti tiene una foto morreandose con una tal Andrea Pérez, la muy guarra. No la conozco pero me cae mal y encima tenía su foto de principal
- Yo lo se. Sergio y Andrea ¿verdad? – Esa última palabra la digo con todo mi tono de chulería que puedo, porque me jode un montón.
 Sergio sonríe, he dado en el clavo por desgracia.
- Bueno yo me voy que viene mis tíos y tengo que estar pronto en casa. ¡Que asco!- dice Zahira.
Nos despedimos de ella.
-Bueno ¿que hacemos?
-Oye Sergio, mira que nos conocemos desde enanos y no tengo una foto con tigo. Noe saca el móvil y vamos a hacernos fotos.- Dee y Sergio se conoces desde infantil, iban al mismo colegio y un año después de que ella se cambiara el también lo izo.
Saco mi móvil y pulso el botón donde se enciende la cámara. Esta oscuro y la luz de la farola no llegan bien.
-Vamos para el banco que esta al lado de la farola, aquí no se ve bien. Aquí mejor.
Se colocan. Sergio tiene un brazo en el hombre de Dennise y la otra mano en el bolsillo de su pantalón pirata. Dennise le abraza por la cintura y mira a la cámara, ambos sonriendo. 3,2,1 , “Clan” suena mi móvil y captura esa imagen.
- Haber- Les paso mi móvil, sonríen y la comentan.
-Esta to guapa
- ¡Si me gusta mucho!
-Salís muy guapos.
- Haber que os ago una a los dos, que creo que tampoco tenéis ninguna ¿no?- la miro y la sonrío de oreja a oreja mostrando mi felicidad. Mi primera foto con el. ¡Ya se para que sirven las amigas! Sinceramente yo no le hubiera echado morro a la vida y le hubiera pedido una foto así como así ya que soy muy vergonzosa para estas cosas.
-Anda Noe ponte.
Me apoyo en la barandilla y le abrazo por la cintura igual que hizo Dennise, pero esta vez el también me abraza a mí por la cintura. Ambos sonriendo y agarrados suena un “Clan” de mi móvil y Dennise nos enseña la foto. Mis manos aferran el móvil y el pone las suyas encima. Los dos abrazados por la cintura, sonriendo de tal manera que parece que nos aguantamos la risa. Mis ojos, sus ojos apuntando a un mismo lugar, el objetivo del móvil. Los suyos color marrón miel y los míos verdes. La luz de la farola refleja encima muestra  haciendo que tengamos brillo propio.Una foto donde solo me importamos el y yo.
- ¡Me encanta!- digo yo.
- Si , salís guapísimos, pegáis mucho. - Miro a Dee de tal manera que si las miradas matasen ya estaría muerta. ¡Disimula demasiado mal, solo la falta ir con una pancarta!
Sergio mira a Dennise y vuelve a mirar la foto como haciendo que no a oído nada.
-¿Qué hora es?- Pregunto intentando cambia de tema.
-Las nueve menos diez
-¡Que dices tío, que tengo que estar a las nueve y cuarto como muy tarde en casa!- Dice Dee
-Venga Dennise no seas jodona, la ultima foto y nos vamos.
-Vale pero rapidito eh, rapidito.-busco un sitio cerca donde pueda poner mi móvil. Una pequeña muralla de ladrillos de la altura de mis rodillas esta enfrente nuestra.
Cámara, ajustes, tiempo de disparo, 10 segundos, encendido. Ya esta.
Le doy al botón de disparo y el sonido de cuenta a tras empieza a sonar. Sergio se pone en medio de nosotras dos, yo a su izquierda y Dennise a su derecha. El sonido que sale del móvil acelera por segundos hasta el momento en el que suena un típico “Clan” de mi cámara y captura ese momento.
Nos acercamos a verla, Dee se adelanta.
-¡Me encanta¡ esta si que si. –Dice Dee. – Noelia tía sales guapísima.
- Si vamos siempre dices eso y luego salgo con un careto… Anda trae el móvil.- Me pasa el móvil y la veo
Sergio tiene sus brazos encima de nuestros hombros y nosotras una mano en su cintura, los tres salimos sonriendo, mostrando nuestras blancas dentaduras que resaltan con la luz del oscuro parque. Coincido con Dennise, esta foto en genial y salgo bastante bien, algo bastante raro porque normalmente me hago 50 fotos y me quedo con una porque no me gusta como salgo, pero esta tiene algo diferente, me gusta, pero no solo me gusta por como salgo.
Me gusta por que salgo con dos personas a las que aprecio un montón.
Me gusta por que salgo con dos personas por las que daría todo lo que tengo.
Me gusta por que salgo con dos personas por las que me levanto con ánimo.
Me gusta por que salgo con dos personas Sergio y Dennise. Los amo

Capitulo 4: Papeleria Trazos

-¿Al final esta tarde os acercáis a “Trazos” a por el material de plástica?- Pregunta Alberto en voz baja. Estamos en clase de Lengua a ultima hora, quedan tres minutos contados para que podamos ser libres y salir de esta cárcel llamada colegio que nos atrapa de lunes a viernes mas de seis horas. Llevamos toda esta hora cuchicheando sobre ir a la papelería trazos a comprar el material para plástica.
-Sí, pesado, ya te lo he dicho más de veinte veces- Mierda creo que la profesora nos ha pillado, mientras hablaba se me a quedado mirando. Bajo la mirada y hago como que sigo la lectura.- ¿tu a que hora vas?
-Yo también te lo he dicho veinte veces, de que habrán que luego hay mucha cola- contesta Alberto.
-Eso es verdad eh, yo he ido  muchas veces y vas pronto o hay una cola….- interviene Dennise que se sienta a mi lado. Alberto en frente.- Vamos que parece famosa.
- ¿Y a que hora abren?- vuelvo a preguntar. Ya lo eh preguntado antes, pero tengo memoria de pez, para cosas de estas se me olvidan enseguida.
-A las cinco abren
-¿Y a que…
-ha menos cuarto estoy hay- Alberto me interrumpe, eso lo odio, pero tiene razón le iba a preguntar que a que hora iba.- Joder Noelia que te lo he dicho mas de veinte veces
Los tres nos reímos no sabemos por que muy bien pero nos reímos, no muy alto peor lo suficiente para que la profesora nos pille.
-Haber vosotros tres, lleváis toda la hora cuchicheando y ahora os reís, podéis contarnos a todos el chiste y así nos reímos.-Puff, vale ¿que la decimos? Y encima toda la clase nos mira, que vergüenza.
1-Lorena es la hora- Javier el compañero de  Alberto nos salva por los pelos.
En nuestro instituto no hay timbre, si el profesor no tiene reloj tenemos un punto a nuestro favor y podemos salir antes, pero lo si tiene reloj… nos toca jodernos.
-Vale es la hora podéis iros.- Por los pelos
-Gracias Javier- decimos Dennise y yo mientras recogemos.
-Bueno Alberto nos vemos esta tarde.- Nos despedimos y nos vamos.

Cojo el bus para ir a casa. Esta tarde he quedado a las cinco menos cuarto con Dennise y Zahira en la parada del bus. Me da tiempo descansar, concertarme al Tuenti y ver la televisión un rato.

-¡Tu! ¿Donde estas?- Dennise me ha llamado al móvil.
-En mi casa tía que todavía no estaba, ya bajo ¿vale?
- Pues rapidito eh, rapitido. – Lo dice Dennise con ese tono de autoridad mientras chasca los dedos.

Cuelgo y con un adiós me despido de mi madre y me bajo a la parada.
Callejeamos para subir hasta la papelería, vamos hablando de esto y aquello, nada en concreto. Desde lejos veo a un chico delgaducho, moreno y con una camiseta del Real Madrid, no llevo gafas pero Alberto es fácil de distinguir.

Entramos a la papelera, por una vez esta vacía, nos toca, Dennise y Zahira están en un mostrador, Alberto y yo en otro.
- ¿Que os pongo?-  Pregunta la dependienta, una chica joven, morena de pelo largo y guapa.
-¿Has traído la lista? Porque yo no
- si espera un momento, vale, ponnos cuatro laminas A-4 sin cuadricula, cuatro hojas de papel vegetal….
Salimos de la papelería, Alberto se va a su casa a dejar su material, nosotras acompañamos a Zahira a por unas bambas. Al rato nos reunimos en el parque de enfrente de la papelería. Estamos hablando, pero no hay mucho de lo que hablar nos aburrimos.
-¿Qué hacemos? Me estoy aburriendo.- Dice Zahira.
-He… bueno si tanto os aburrís, he pensado en… ¿Oye Sergio no vivía por aquí?- Madre mía según lo he soltado me arrepiento, me van a criticar que soy una  pesa con Sergio, pero no lo puedo remediar, estoy enamorada de el.
- Bueno si quieres llamamos, pero tienes que llamar tú. Yo no se el piso, ¿tu te lo sabes?- Vale para ser sincera no me lo se, solo se cual es su portal, pero bueno algo es algo ¿no? Me levanto y voy hacia su calle, decidida, sin mirar atrás, esta apenas a una manzana. Me siguen
-Cuando yo fuí a casa de Rubén llamo a cualquiera y digo que sí me dejan entrar para mirar los buzones, y mira el piso- dice Zahira. Rubén es un chico tres años mayor que nosotras, Zahi le conoce del anterior colegio, llevan mucho tiempo juntos pero suelen cortar, quedan como rollo o simplemente no tienen nada, su amor es así de raro.
Por suerte mientras hablamos bajan una pareja de ancianos, esta es mi oportunidad para preguntar.
-¿Perdonen me pondrían decir el piso de Sergio?- A que puedo ser de lo más educada cuando quiero? ;)
La pareja de ancianos se miran como si tuvieran el poder de comunicarse entre sus mentes pensando en lo que van a decir.
-a si,- Dice al fin a la anciana- si hombre ese chico tan majo que vive en el segundo dos.
- Es verdad. Su piso es el segundo dos.
-muchísimas gracias de verdad.- los ancianos salen del portal y van calle arriba-
Me dispongo a llamar con toda mi valentía. Pulso el botón
-¿si? .....

Capitulo 3: El roce de su piel


Entramos a clase, la clase que esta en frente de los baños de chicas. Nos encontramos con mucha gente ya conocida, nos saludamos y nos sentamos juntas, como siempre Dennise y yo, hace apenas dos años que la conozco y siempre me he sentado con ella.
Nos ponemos a hablar pero no nos da tiempo, entra el profesor, Manuel, nuestro tutor.

Recreo, estamos, Alba, Dennise, y yo en la puerta de segundo B. Estamos en silencio, están dando clase. Me siento en el suelo mientras esperamos.

-Eh, ¿no has hablado con el?- pregunta Alba. Se perfectamente a quien se refiere.
-No ni siquiera ha saludado-Me callo, oigo a gente por los pasillos. Salen toda la gente de tercero B. las tres nos quedamos mirando al hueco de la puerta. Y cuando menos me lo espero a parece, pero el carbón se dirige a la puerta, se gira. ¡Se dirige hacia mi¡ mi corazón se acelera, no se lo que hacer  ¿ que hago? Estoy aquí sentada y el se dirige hacia mi, tengo que actuar. Creo que lo mejor es levantarme para saludarle ¿no?
Se acerca, estila los brazos en forma de abrazo y los coloca alrededor de mi cuerpo, ocupo ese espacio entre ellos.
Nos estrechamos acerca su boca a mi oído y en voz baja dice…
-¿Que tal el veranito?- me lo dice de tal forma que me hace estremeces. Me besa la mejilla varias veces sin separarse ni un centímetro de mí. Aspiro su colonia, no la reconozco pero es mí preferida. Se separa de mi, ¡no porque!
¡No te vallas! Va a abrazar a las demás  :S ….

Estoy en mi calle, son las dos de la tarde, salíamos antes pero nos hemos entretenido un ratito largo.
Me paro a pensar mientras camino.
Sergio, le he vuelto a ver, he aspirado su aroma, ese olor que me deja atontada y causa noches sin dormir, volver a mirarle a sus ojos color miel precioso, que son los mas bonitos para mi. Esa sonrisa que me vuelve loca. Volver a escuchar esa dulce melodía que sale de su boca.

Ahora me doy cuenta de que eso es lo que necesitaba, volverle a ver, estar a su lado, tocarle a un que solo sea  un pequeño roce, pero sentir como esa corriente entre nuestros cuerpos es la que me hace día a día que me despierte con las ganas de vivir y todo esto por el roce de su piel.

Capitulo 2 :Yo no entindo a este chico

Martes quince de septiembre. Dos y veinte de la madrugada.
Estoy acostada en mi cama, con los auriculares del teléfono, escuchando todo mi repertorio de música como hago de costumbre antes de dormirme.
Me doy media vuelta, vuelvo a pensar en él.
Vuelvo a pensar en esa persona que me deja noches sin dormir, en el causante de las mayorías de mis lágrimas derramadas, en el dueño de mi corazón…


Estoy en el colegio, rodeada de alumnos de secundaria. Entro en secretaria, hay un montón de alumnos viendo las listas de aulas, niños más pequeños, niños del primer ciclo de secundaria. Hay gente  nueva, antigua, niños alegres y abrazando a sus amigos, felices por que les toca en la misma clase de sus amigos, otros tristes por que les toca solos, niños consternaos por no saber con quien ni donde les a tocado y otros alocados contando lo sucedido este verano.

Alguien me asusta haciéndome cosquillas en la cintura, no me sorprendo, no me hago ilusiones de que es el, esas cosas son típicas de Dennise.

-¡Hola!- nos abrazamos- ¿Que tal esta Zahira?- Zahira es otra chica del grupo, es nueva en el instituto y repetidora. Dennise la ha acompañado esta mañana. - ¿ya la has presentado a alguien de su clase?
- Sí, su clase es segundo B, la he presentado a Miriam, Maria y todas esas. ¿Alguna pregunta mas señorita policía?- Nos reímos, no me molesta que me llame policía, sinceramente a veces lo parezco con tanta preguntas. La meto un codazo flojito para no hacerla daño.
-¿policía yo?, si lo mismo ‘¡pa cotilla tu! – Estoy de coña, pero Dennise es muy temperamental y no se como se lo tomara.
-Si bueno…- siempre me dice lo mismo, previsible.- Quedan cinco minutos para que entremos, vamos al patio.

Bajamos las escaleras del patio y nos quedamos en el campo de fútbol, en la esquina. Al los escasos minutos aparece Vanesa y sus nuevas amigas. Desde el año pasado, se va con las otras. Para quedar suele venirse con nosotras, pero lo que es el instituto casi siempre esta con ellas.


- Hola – dicen todas. Nos dan dos besos a cada una y después se marchan para el edificio.

Por las escaleras aparece Alberto, mi Alberto. Es como mi mejor amigo, el que mejor me cae. Tengo que reconocer que en primero cuando llegué nueva al instituto estaba coladísima por el, es que tiene unos ojazos… Aparece acompañado de sus amigos.

- ¡Hey!- nos saluda Alberto. Extiende los brazos en forma de abrazo y nosotras llenamos el hueco que hay entre ellos.- joder cuento tiempo ¿no?- nos reímos.
- Joder ya ves ¿no? Como no te dignas a salir con nosotras…- digo yo de coña, siempre somos a sí.
Nos ponemos a hablar sobre lo hecho este verano, las novedades, la celebración del mundial y cosas por el estilo.
Mientras hablamos Dennise me da in codazo y con la mirada me guía a las escaleras.

Y allí se encontraba el, bajando las escaleras en medio se sus dos amigos: Juan un chico que según nosotros se parece a Justin Bieber por el pelo, pero no comparemos con Justin, Pablo, un chico bajito, pijo pero no muy guapo y por ultimo el, pero no menos importante, todo lo contrario.
Se llama Sergio, supera mi metro sesenta pero no por mucho, unos ojos marrones miel que brillan por si mismos, unos labios medianos que sueño con que sean míos, una pequeña cresta de un color moreno oscuro y un cuerpo bien formado.

Un cosquilleo recorre todo mi cuerpo, desde los dedos del pie hasta las raíces de mi cabello. Siento como mi pulso se acelera y mis mejillas aumentan su temperatura. Sigue bajando y paso a paso me pongo más nerviosa que nunca, más nerviosa que el día que me di cuenta que estaba enamorada de el, casi tan nerviosa como el día que le pedí salir y me contesto con un simple “lo tengo que pensar” ¿No hubiera sido más fácil decir un simple NO y dejarnos de tanta farsa?

Están apenas a unos pequeños pasos de nosotros, vienen hacia aquí, pero no, tuercen, siguen el mismo camino que havia seguido Vanesa y sus amigas hacia apenas unos minutos.
Ni un simple Hola, un una simple sacudida de mano en plan de saludo, ni una alzada de cabeza. Nada. Eso me entristece y me enfurece a la vez, me hace pensar que le incomodo después de todo lo que paso aquel último día que nos vimos.
Intento seguir la conversación de los de más, volver a la tierra.

-¡Hala ese móvil es le mismo que el mío- dice Dennise
-Ya me copie de ti- dice Alberto. Tengo que entrar en la conversación para volver a la tierra.
-¿Hace cuanto que lo tienes?- pregunto
-Desde hace un mes o por hay.
-Pues para tenerlo apenas un mes se te ha caído unas cuantas veces ¿no?- Sigo la conversación pero dentro de mí conciencia no paso de pensar en eso. Yo no entiendo a este chico.

Capitulo 1: Esta soy yo

-No tía ya dime ¿que me pongo mañana?
-Madre mía que niña tan pesada. ¿Haber no habías dicho que te ibas a poner los pantalones blancos y la camiseta nueva?
-Sí, eso tenía pensado, pero ahora que pienso no me pegan muchos las bambas rosas, ¿tu que dices?- Oigo a Dennise resoplar al otro lado del teléfono
-Mira ponte las bambas, con las sandalias vas a tener frío, ya esta, no es tan difícil.
-Bueno vale, te cuelgo  hablamos por Tuenti ¿va? Adiós un besito nos vemos mañana.
-Vale pesadita, nos vemos mañana adiós.- Cuelgo.
No os penséis que soy pija, todo lo contrario, lo que pasa que mañana empiezo el instituto y quiero ir bien vestida.

Bueno creo que debería presentarme ¿no?
Me llamo Noelia, tengo catorce años y vivo en Madrid.
Mi estatura es media, mi cuerpo no es delgada, no soy perfecta, no soy ligona, no soy popular, no tengo novio, no soy muy estudiosa, no tengo la familia perfecta, no soy muy positiva, en clase dicen que soy un poco friki, pero hago que no me importa pero en el fondo todo duele, me duele lo que dice la gente extraña o conocida, me hago ilusiones para nada, me cuesta tratar con la gente nueva y adaptarme a ella, perdono pero no olvido…

Tengo muchas cosas malas pero estoy segura que no soy la única .No todo en mi vida es malo.

Lo que mas me gusta de mi físico son mis ojos verdes que varían según mi tristeza o mi alegría, mi pelo es castaño claro con algunos mechones rubios oscuros por las mechas, lo que más aprecio son mis amigas, soy adicta a la música, a las películas e historias de amor, me gusta pasar tiempo leyendo e ir con mis amigas de fiesta, me gusta ir de compras siempre y cuando halla dinero, odio a mi hermano pero en el fondo le quiero, me encanta reír, pero me cuesta hacer reír a los demás, soy enamoradiza y lo paso demasiado mal por no ser correspondida, que normalmente es lo que siempre me pasa, empiezo cosas pero las suelo abandonar y no terminarlas. Soy divertida, sensible, y un poco alocada, me encanta la fiesta, y el alcohol alguna vez, odio el tabaco y a la gente falsa.

Esta soy yo. Si os parezco una persona interesante y eres una persona un poco cotilla te interesara leer mi vida.