Capitulo 6: El Sueño

Me siento feliz, feliz, como no me sentía hace tiempo. Pero no es una felicidad de un día, ni de un instante, es una felicidad rutinaria. Creo que este año e empezado con buen pie.
Ya ha pasado una semana desde que empede el instituto. Miércoles, jueves, viernes, lunes, martes y otra vez miércoles, jueves y viernes.
Lengua, francés, ingles, plástica, sociales…
Abrazos, besos, recreos, fotos, conversaciones, risas, caricias…
Todo ha pasado menos lo que mas ansió. Sus besos, sus abrazos, sus caricias, sus risas, sus conversaciones, nuestros recreos, nuestras fotos. Todo lo que he vivido esta semana pero solo para mi.
Comparado con el año pasado que no hablábamos, que parecíamos dos personas que no sabía que existía el otro, este año es otro mundo.
Todos los días nos saludamos ya que yo siempre paso por tercero C a ver a Vanesa.
Todas las mañana dos besos.
Todas las mañanas un abrazo.
Todas las mañanas me sonrojo.
Este año nuestra amistad es más fácil.
-Noelia coge el teléfono, es para ti.- los gritos de mi madre hacen que mis pensamientos se esfumen.
-Si ya voy mama – Salgo de mi habitación y voy a la cocina a coger el inalámbrico, el teléfono no esta- ¿¡Se puede saber donde se meten en esta casa los teléfonos!?
- Esta aquí pesada.- Dice la voz ronca de mi hermano. Entro a su habitación y cojo el inalámbrico, y me encierro en la mía.
 –¿si?
-ey ¿que haces?
-Na tía aquí aburrida viendo un rato la tele, pero no hay nada.
- Ya lo mismo me pasa a mi.
-bueno ¿que me cunetas?
- a si pa lo que te llamaba.  Que me ha llamado Lucía hace un rato y me ha dicho que que  le pensamos regalar a Dee, porque su cumpleaños es el jueves este.
-¡Ostia es verdad!
-Ya tía yo pensaba que quedaba más tiempo y no, y me ha dicho…
-bueno y ¿que la vamos a regalar?
- Joder Noelia ¿me dejas terminar de explicarte lo que me ha dicho?
-a si, lo siendo Zahi
-Bueno pues que según he hablado con Dennise me a dicho que la piensa invitar al cumpleaños, y ha pensado Lucía de ir a comprárselo hoy.
- ¿Pero el centro comercial esta hoy abierto?, es domingo
- ya, pero este abre todos los días.
-va, bueno sigue contando en que has quedado con ella.
-Que a las cinco y media en la puerta del opencor, ¿va? Te paso a buscar a las cinco y diez.
-Vale, un besito mi niña. Te quiero
-adiós petarda, yo también te quiero.
Pi,pi,pi….  Cuelgo.
Vale son las cuatro y veinte. Me doy una ducha, y me arreglo. Tengo tiempo de sobra. Apago el portátil y se lo doy a mi hermano, cojo mi móvil y me voy a la ducha.

Salgo de la ducha media hora mas tarde y antes de que mi pelo se seque me lo peino y le echo espuma. Pitillos blancos, manoletinas rojas y camiseta roja con estampados en negros.
-¡Piiiii!- suena mi telefonillo, esa es Zahi.
- Mama me voy, vengo luego- Mi madre medio dormida en el sola no contesta , tan sólo abre un poco los ojos y me ve irme.
A trabes del cristal veo a Zahira vestida con unos pitillos negros, manoletinas rojas como las mías y una camiseta de Mine repasándose los labios con un gloss que compro hace un tiempo en kiko.
-Feis ¿Qué haces?- termina de repasarse sus labios y me da dos besos, dejándome toda la mejilla manchada del gloss.- ¡guarra me has manchado!
-Ups- saca un clines de su bolsillo y limpia mi mejilla.
- así mejor- nos reímos y nos vamos hacia el autobús. No tarda en venir.
- ¿tía a que no sabes que?
- a ver sorpréndeme
-  ¿sabes los invitados al cumpleaños de Dennise?
- no, no he hablado con ella de ese tema, solo me ha dicho que es el viernes que viene ¿no?
-si, eso si.
-entonces ¿a quien invita?
-bueno a nosotras, es decir, Lucía, Vane, tu y yo, luego alba y de tíos a Alberto, Luís, Pablo y Sergio.- un cosquilleo recorre todo mi cuerpo. Sergio, Sergio esta invitado.
- ¿ y que me quieres decir con esto?- digo con un tono de indiferencia.
-Vamos Noe, no te hagas la tonta, para empezar Sergio, tu amor platónico va al cumpleaños y para terminar Alberto también esta. – vale que me diga eso de Sergio lo entiendo pero lo que no entiendo es porque se alegra de que valla Alberto cuando sabe que no me gusta, simplemente somos amigos.
-¿porque te alegras de que valla Alberto? No me jodas,  ¿te mola?
- si tía, tiene unos ojos súper bonitos y es súper cari.- dice Zahira con tono soñador.
- vale, Alberto no es feo, si tiene unos ojos súper bonitos, pero no me jodas casi no le conoces.
-¿Perdona? Le conocí en la fiesta de fin de curso este verano y llevo una semana y media en el tuto y ya he hablado varias veces con el por Tuenti.
-Vale vale eh, ¡no me peges!- nos reímos. Llega nuestra parada.
En el centro comercial compramos una camiseta y unos pares de pendientes de aro. Lo pagamos entre las tres. Cuando son las nueve nos vamos cada una por nuestro lado. Unas cojeen un autobús, otras otro.
Llego a mi casa. Ceno y me voy a la cama y empiezo a soñar.

Una sala blanca, de un edificio quien sabe donde, en una excursión, alumnos de Tercero de ESO duermen en la sala con los sacos de dormir y esterillas.
Noelia se acerca a su saco, lo abre y encuentra una nota, un trozo pequeño de un folio donde pone:
Te espero en la sala norte a las doce.
Esperanzada de que la nota pertenezca a aquella persona a la que ama. Espera a las doce en su saco de dormir.
Cuando llega la hora va hacia la sala.
La sala esta desierto, Noelia se acerca más hacia el centro y detrás de una columna aparece el. Una persona de la que nunca hubiera creído ser el dueño de aquella nota. Juan el amigo de Sergio.
Se acerca a ella.
-¿tu eras el de la nota?
-Si. Noelia quería decirte que te quiero. Que siento por ti algo muy intenso y que nadie podría remplazarlo.
Y así sin más, la besa. Sus labios se rozan levemente.
-Piensa te lo ¿vale?- dice esto aferrando su cara.
Y después echo esto Juan se va, se esfuma como el humo entre las manos, rápido, silencioso, transparente.
Al la noche siguiente Noelia vuelve a encontrar la misma nota que la noche anterior, pero distinta letra. Se confía que no vuelva a ser de Juan y acude.
Esta vez encuentra a otra persona allí. Pablo, el otro amigo de Sergio.
Vuelve a ocurrir lo mismo.
-¿Tu eras el de la nota?
-Si. Noelia quería decirte que te quiero. Que siento por ti algo muy intenso y que nadie podría remplazarlo.
Pablo se acerca a ella y la besa.
-Piensa te lo ¿vale?- dice esto aferrando su cara.
De repente algo les hace separarse, se dan la vuelta. Juan esta contemplando aquel beso, lleno de furia.
-Juan yo…- Noelia intenta explicarse, pero es en vano.
-Eres una guarra, te dije que te quería ¿y tu me las pagas con esto? ¿Besándote con mí amigo? Lamentaras haberme hecho esto.- Las palabras de Juan la afectan y sale corriendo de aquel balcón entre lagrimas, dejando allí a Juan y Pablo.
Al día siguiente en un chalet con gran jardín lleno de macetas y una gran piscina se encuentra Noelia tumbada en una tumbona. Alguien aporrea fuertemente la puerta y sin necesidad de que alguien abra la puerta una docena de chicos entre 14 y 16 años entra en el chalet, entre ellos esta Juan.
Los muchachos arrasan con todo lo que pillan. Cristales de la casa rotos, maceras aplastadas, tumbonas partidas…
Juan se acerca a Noelia que esta contemplando la escena con cara asustada.
- Te dije que lamentarías haberlo hecho- Dice con tono de prepotencia. –Chicos adelante.
Noelia teme lo peor que puede pasar tras oír esas palabras de la boca de Juan. Tres chicos se acercan a ella y la cojeen, la balancean sobre el bordillo de la piscina. Ella  protesta a gritos, pide ayuda, pero nadie esta por la labor de ayudarla.
Tras contar hasta tres lo chicos la tiran con fuerza al agua, causándola un gran dolor de espalda por la caída.
Los chicos desalojan la estancia contentos por su victoria.
Noelia intenta salvarse en la parte onda de la piscina ya que no puede nadar bien debido a la caída.
Sergio entra en el chalet, todo tirado por el suelo, roto y ve a Noelia ahogándose dentro de la piscina, se quita su chaqueta y entra a por ella y la saca.
La da su chaqueta intentando que entre en calor por la fría agua.
-¿Noelia que ha pasado aquí?
 - Han sido ellos, Juan y sus amigos- dice entre lágrimas.
Sergio la acurruca en su pecho consolándola. Noelia le cuenta lo sucedido hace dos noches.
Una vez oído esto, Sergio aferra con ambas manos la cara de Noelia obligándola a sostener su mirada.
-Sabes que yo nunca te obligaría a elegir. Porque yo  te amo,  pero  lo suficiente para dejarte marchar.
Sergio la besa, la besa para dejar claro que la ama, lo que siente por ella.
Ella le responde encantada a ese beso.
Ambos se unen en un beso.

Noelia se da medio vuelta y se vuelve a soñar algo que mañana no recordara.
Esa última frase de Sergio la ha escuchado en un sitio antes, o mejor dicho la ha leído.
A lo mejor se debe a que anoche estuvo leyendo Eclipse o simplemente a su capacidad de soñar. Pero solo sabe que la ha gustado demasiado como para olvidarlo.

2 comentarios:

  1. Holaa! :D
    Lo siento no he podido pasarme antes! Pero me he puesto al dia con los capitulos.
    Tia, que puedo decirte que escribes GENIAL!
    Me ha dejado :O este capitulo!
    Publica prontoo porfiss!
    UN BESAZOO--->

    ResponderEliminar
  2. jope noe.... cada vez me gustan mas tus istorias y sabs q? q x mui capullo q sea sergio en el fondo io creo q te qiere¡¡¡ sgue escribiendo asi d bn q lo aces genialll teeq mi niña¡¡¡ (L)

    ResponderEliminar

¡¡Gacias por leer y comentar!!
os agracecmo muchisimo que os paseis por mi blog y comenteis mis capitulos, una valoracion siempre ayuda ;)
Gracias! (LL)